Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru
Foro de Odinismo - Ásatru
El Foro Odinista - Ásatru de España
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Identifíquese para revisar sus mensajesIdentifíquese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

VÁNDALOS II Genserico

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Usuard
Odinista


Registrado: 30 Ago 2007
Mensajes: 176
Ubicación: Castilvania

MensajePublicado: Mie Ene 07, 2009 1:05 pm    Título del mensaje: VÁNDALOS II Genserico Responder citando

Vándalos II




Genserico.

En el año 390 Godegiselo, rey de los vándalos asdingos, había tenido un hijo de una concubina. Le llamó Genserico. Delgado, cojo por una caída del caballo, de menor estatura que otros vándalos y extremadamente astuto, Genserico creció a la sombra de su padre y de su hermano Gunderico. Según algunos autores el rey Godegiselo cayó en combate cerca de Maguncia en el invierno del 405 o del 406. Otros sostienen que llegó a entrar en Hispania. En cualquier caso fue sucedido por su hijo legítimo, Gunderico.

Tanto la infancia como el reinado de Gunderico debieron resultar extremadamente complicados para Genserico. Su condición de hijo ilegítimo unida a la sangre del rey Godegiselo corriendo por sus venas le convirtieron en un problema para su hermano. Se cuenta que Gunderico fue un rey fuerte en la guerra y desmedido en sus costumbres y gobierno. El enfrentamiento con el astuto Genserico se volvió inevitable cuando éste empezó a forjarse un nombre y formó su propia banda de guerreros alistando a los descontentos y marginados de entre los vándalos. Finalmente, en el año 428, Genserico asesina a su hermano y es elegido rey por la asamblea vándala y por los jueces alanos.

En aquel tiempo el imperio romano de occidente estaba en manos de la regente Gala Placidia que gobernaba en el nombre de su hijo, Valentiniano III. Bajo el mando del Magíster Militum Félix había dos excelentes militares: Bonifacio y Aecio. Bonifacio procedía de la vieja escuela del ejército tardo – romano. Aecio había sido entregado como rehén a los hunos en su infancia y había crecido entre ellos. Les admiraba y tenía una fuerza de mercenarios hunos a su servicio. La rivalidad entre ambos no tardó en aparecer. Bonifacio fue enviado a África y Aecio comenzó a intrigar en la corte de Rávena contra su colega. Las maquinaciones de Aecio dieron su resultado. Bonifacio, temeroso de quedar aislado en África a merced de la regente, decidió fortalecer su posición pactando con los vándalos de Hispania.

El pacto con Genserico permitió a éste hacer realidad su gran sueño: Abandonar Hispania y pasar a África. ¿Qué buscaba Genserico en África?

-África era la única provincia del imperio occidental que había quedado al margen de las invasiones, por lo que, al contrario que en la Galia, Hispania o Britania, sus riquezas estaban intactas.

-África era el granero del imperio. Sus cosechas alimentaban y sostenían el aparato del estado romano. Controlar África significaba controlar el Imperio Romano de Occidente.

-África tiene una posición estratégica extraordinaria para controlar el comercio marítimo mediterráneo y para organizar expediciones de saqueo hacia levante o poniente.

-África es un bastión. La defensa de la provincia está garantizada con una flota de guerra adecuada. Los vándalos ya no tendrán que temer la posibilidad de ser exterminados por inmensos ejércitos enviados contra ellos por Roma o por los visigodos.

Genserico, como todos los vándalos, procedía de una tradición guerrera esteparia en la que la caballería llevaba el peso de la batalla. Sus contactos con los alanos y los hunos habían enriquecido aún más sus conocimientos tácticos. Sin embargo fue uno de los primeros en comprender la importancia del dominio del mar. Durante años se había servido de flotas guiadas por hispano – romanos para saquear los alrededores de Hispania. Uno de sus primeros actos de gobierno fue organizar un censo de súbditos que le permitió ser consciente de su situación frente a sus vecinos suevos, visigodos y romanos. Genserico sabía que Roma deseaba exterminar a la confederación vándala y alana y que la organización de un nuevo ejército para tal fin era una cuestión de tiempo. África era la solución a sus problemas pero Genserico era cauto. Atacar África de forma unilateral podía llevarle a una guerra larga y peligrosa en la que el pueblo vándalo corría el peligro de ser diezmado.

Esperó hasta que el enfrentamiento entre Bonifacio y Aecio le brindó su oportunidad. Un tratado con Bonifacio le permitió entrar en África para proteger los intereses del conde romano. Genserico tuvo la habilidad de convencer a vándalos y alanos de que marchar a África era su gran oportunidad. No menos de 80.000 personas marcharon hacia los puertos del sur de Hispania para embarcarse. Se desconoce el punto de partida. Cartago Nova era el puerto más importante del sur, pero la navegación hacia África es demasiado larga para un volumen tan grande de personas. Solo su abastecimiento de agua para un viaje de varios días hacía inviable en proyecto. El pueblo vándalo debió ser embarcado en las costas de la Bética, entre las columnas de Hércules y Gades, para ser desembarcados cerca de Tingis, de modo que el trayecto no durara más de un día. La operación debió de ser extremadamente compleja y su éxito demuestra la disciplina y habilidad de Genserico y sus colaboradores. Corría el año 429.

Tras la ejecución del desembarco, los vándalos emprendieron la marcha camino de levante. Para entonces el conde Bonifacio ya se había reconciliado con Gala Placidia. Los vándalos en África ya no tenían ninguna utilidad para él. Bonifacio movilizó su ejército y salió al encuentro de Genserico en Numidia para convencerle de que debía volver a Hispania. Es de entender que a Genserico no le pareciera una buena idea. Ambos ejércitos entraron en combate y los vándalos vencieron sin muchos problemas a los romanos.

Tras la derrota, el conde Bonifacio huyó a Hipona, la segunda ciudad más importante de África. Genserico le siguió hasta las murallas de la ciudad. Una vez allí, organizó el cerco. Era junio del año 430. La flota vándala bloqueó el puerto. El ejército de Genserico cortó todo contacto de la ciudad con su entorno. El sitio se prolongó durante meses. La estrategia del vándalo era no arriesgar inútilmente la vida de sus soldados en las sólidas murallas y rendirla por hambre.

Un año después de iniciar el sitio de Hipona, una flota destacada desde Constantinopla desembarca un ejército romano en Cartago al mando del alano Aspar. Genserico comprende que son los refuerzos que espera la ciudad pero está preparado. La flota vándala desaparece y el ejército de Genserico marcha contra la nueva amenaza. La flota romana alcanza Hipona y se mantiene en guardia para evitar un nuevo bloqueo vándalo. Genserico sorprende en su camino al ejército romano de auxilio y tras un violento combate consigue diezmarlo. Luego da la vuelta para volver sobre la guarnición de la ciudad que ha salido para reunirse con el ejército de Aspar. Una vez más Bonifacio es derrotado por Genserico.

Mientras tanto la flota vándala aprovecha las noches para asaltar a las naves de la flota romana o destruirlas. Día tras día el amanecer descubre a los navarcas romanos las bajas que lenta e inexorablemente se producen en su flota. Finalmente, la flota romana vuelve a Constantinopla. La suerte de la ciudad está echada. Bonifacio pacta su salida de Hipona y Genserico entra en la ciudad en agosto del año 431.

Una vez más Roma ofrecerá un pacto a los vándalos para evitar la caída de Cartago y lo que queda en píe de la provincia africana. A pesar de la tregua Genserico entra en Cartago el 19 octubre del año 439, que se convertirá en el “año cero” del nuevo calendario que los vándalos se otorgarán a sí mismos. La flota capturada unida a la de los vándalos y el potencial de los astilleros de Cartago otorgaron a Genserico la supremacía en el Mediterráneo. Seiscientos años después de la muerte de Aníbal Cartago se convertía en la mayor amenaza de Roma.

Una vez dueño de África, Genserico comienza su política de expropiación de tierras. Los grandes latifundistas romanos pierden sus propiedades. La Iglesia Católica, que en aquél momento era el mayor terrateniente de África, también es expropiada. Los latifundios son divididos en las llamadas sortes vandalorum, los terrenos que se entregan a los vándalos para que cada familia pueda poseer tierras suficientes para alimentarse y prosperar. La oposición de la Iglesia Católica a estas medidas propiciará el enfrentamiento con Genserico, quien es conocedor de su alianza con la corte imperial y del daño que pueden hacer en la sociedad vándala. Por ello no dudará en exiliar a los obispos rebeldes como represalia frente a cualquier conjura.

Además de distribuir tierras, Genserico establece una organización social basada en la libertad del individuo y en su encuadramiento en las unidades militares al frente de un “quiliarca” (jefe de 1.000 guerreros), en las que debe servir para la defensa de la nación vándala. Se calcula que el ejército de Genserico debía contar con quince o veinte mil hombres. Algunos autores lo consideran un germen de feudalismo, pero otros discrepan debido a la ausencia de obligaciones laborales y a la ruptura que supone el nuevo sistema con la antigua “nobleza de sangre” vándala. Curiosamente, frente a las libertades comunes entre los vándalos, Genserico elimina el poder de la asamblea vándala y de los jueces alanos para designar rey y lo substituye por un modelo conocido como “tanistry” y usado por los maurii. Consiste en coronar al hermano del rey y a su muerte al siguiente hermano y así sucesivamente hasta que no queden hermanos. Luego la corona pasaría al hijo del rey que será sucedido por su hermano, etcétera… Siempre hereda el más anciano de los parientes. Muchos han visto en la aplicación de este modelo una forma de evitar luchas fratricidas por el poder como la que llevó a Genserico a terminar con la vida de su hermano. Sea como fuere la población vándala y alana, enriquecida por el saqueo y la piratería y sólidamente asentada en África, no opuso resistencia.

El tema religioso merece especial atención. Los vándalos, antes paganos, habían entrado en contacto con el arrianismo desde su llegada a las fronteras del imperio. Algunos se habían convertido. El arrianismo les ofrecía una visión más sencilla del cristianismo. La Biblia de Ulfila estaba escrita en una lengua óstica, por lo que les era más fácil comprender sus textos. Además el arrianismo, por su condición de iglesia herética y perseguida, carecía de grandes propiedades y riquezas. En cualquier caso es difícil precisar cuantos vándalos se habían convertido en antes de su llegada a África y nada parece indicar que fueran una mayoría. El propio Genserico no parece haber seguido ninguna religión a lo largo de su vida. Sin embargo, algunos historiadores contemporáneos han descrito la conquista de África como una “guerra santa arriana” contra los católicos. Discrepo abiertamente con la teoría porque el propio Genserico protegió los escritos de Agustín de Hipona (padre de la Iglesia), algo que un acérrimo seguidor arriano nunca habría permitido. El culto católico jamás fue perseguido bajo Genserico. Solo se procedió a colectivizar los latifundios de la Iglesia Católica y a exiliar a sus obispos cuando eran descubiertos en flagrantes conspiraciones contra el gobierno vándalo. Algunos investigadores han sostenido la teoría de la creación de una “iglesia nacional vándala y arriana” basándose en ciertos gestos favorables de la monarquía vándala. No debe parecernos extraño. La Iglesia Católica obedecía a Roma y Constantinopla, los dos mayores rivales de los vándalos. Es natural que la población vándala que adoptó el cristianismo, no obedeciera a la iglesia de sus enemigos. La Iglesia Católica africana se sostuvo bajo el poder de los diferentes reyes vándalos conspirando y urdiendo tramas contra su pueblo más allá de la desaparición de la dinastía.

La conquista de Cartago fue una demostración de fuerza ante el mundo. Los maurii acudieron ante el nuevo jefe guerrero de África para sellar acuerdos de paz. Genserico usó a su ejército para mantener el orden en tierra y la flota para golpear al imperio. La estrategia de Genserico se volvió despiadadamente meticulosa. En el año 440 ataca Sicilia, que se había convertido en el nuevo granero de Roma. Todas las ciudades de la costa son saqueadas. Las cosechas son incendiadas y Palermo después de una dura resistencia, es destruida. En el 441 una flota de guerra comandada por el godo Aerobindo es enviada a Sicilia desde Constantinopla, pero la invasión de los Balcanes por los hunos les obliga a volver. Los ataques vándalos continuaron y el emperador Valentiniano III comprendió que era necesario llegar a un acuerdo con los vándalos. Se acordó el matrimonio de su hija Eudoxia con Hunerico, hijo y heredero de Genserico.

El acuerdo tuvo problemas por ambas partes. Hunerico estaba casado con una princesa visigoda. Genserico arregló el problema acusándola de intento de genocidio y se la devolvió a su padre Teodorico de Tolosa tras cortarle nariz y orejas, con lo que obtuvo la enemistad de los visigodos. Por su parte, Valentiniano fue asesinado y desde Constantnopla exigieron a Eudoxia que se casara (contra su voluntad) con el nuevo emperador, Petronio Máximo. Eudoxia envió mensajeros a Cartago y Genserico armó una potente flota para atacar Roma. Había puesto demasiado en juego como para olvidar el acuerdo. Siempre creyó que una flota romana se le enfrentaría camino de Ostia, pero no fue así. Tomó el puerto el 31 de mayo del 455 y luego marchó sobre la ciudad. Máximo fue apedreado por la muchedumbre romana cuando intentaba huir de Roma y el papa León intentó mediar con el vándalo. Genserico aceptó el acuerdo y saqueó las propiedades imperiales y estatales, pero no atacó las propiedades privadas. De este modo llevó a Cartago un poderoso botín y a Eudoxia. Sus bajas fueron insignificantes.

La carrera de Genserico continúa. Ocupa Córcega (455), Cerdeña (455), las Baleares (460), Sicilia (468) y ataca las costas suevas de Gallaecia, Campania, Lucentum, Iliria, Grecia,… Pero el Imperio aún no estaba muerto. El emperador Mayoriano demostró desde su llegada al poder (457) su habilidad militar. En el año 460 organiza una flota de trescientas naves y un ejército para recuperar África. Genserico ataca por sorpresa a la flota romana en el puerto de Cartago Nova y la destruye. La invasión de Mayoriano fracasa.

El momento más crítico del reinado de Genserico se produjo en el año 468. El emperador romano de Oriente León organizó una flota y un ejército para destruir del reino vándalo de África. Invirtió 65.000 libras de oro y 700 de plata en equipos para una flota de 1.100 naves y un ejército de 100.000 hombres. Las tropas terrestres batieron a la débil guarnición vándala de Tripolitana y emprendieron el camino por tierra hacia Cartago. Un ejército de vándalos y maurii enviado por Genserico fue derrotado en algún lugar de la costa. La flota romana usó de su superioridad para batir a la flota vándala (500 naves) en mar abierto y echó el ancla en el cabo Mercurio aguardando el momento de atacar Cartago. Nadie sabe a ciencia cierta por qué razón no atacaron inmediatamente. Genserico tuvo tiempo y vientos favorables para ejecutar un plan desesperado. Las naves más dañadas fueron cargadas de aceite y remolcadas en la noche contra la flota romana. Antes del impacto se les prendió fuego. La sorpresa del ataque y los daños producidos por las naves incendiarias llevaron a la flota romana al desorden, momento que fue aprovechado por la flota vándala (160 naves) para atacar y derrotar a sus rivales. Las fuerzas romanas en tierra quedaron aisladas y tuvieron que regresar a Egipto.

La victoria, más allá de salvar al reino, supuso un quebranto económico tan grande para Constantinopla que debió olvidarse de ulteriores expediciones contra Genserico. Sin embargo para los vándalos el conflicto era una fuente natural de recursos por lo que no dejaron de construir escuadras que se dedicaban a la guerra corsaria en todo el Mediterráneo.

Un nuevo emperador ocupó el poder en Constantinopla. Zenón era consciente de que una política de enfrentamiento no podía aportar nada a Roma, por lo que optó por la negociación. Su embajador, Severo, sorprendió a Genserico por su integridad (no se dejó corromper por el oro vándalo). Le pidió liberar a los romanos que habían sido tomados como esclavos por los vándalos y Genserico le regaló los suyos y le sugirió que comprara los de sus súbditos, porque él respetaba escrupulosamente el botín y las propiedades de los vándalos. También le pidió respeto para la Iglesia Católica aunque pudo comprobar que los obispos africanos solo eran exiliados en caso de sedición o conjuras contra el reino vándalo. La embajada consiguió un buen acuerdo por el que cesaron los ataques al Imperio de Oriente a cambio de reconocer a Genserico como soberano de África, Numidia, Mauritania, Córcega, Cerdeña, Baleares y Sicilia.

Genserico disfrutó de paz en sus últimos años. Había unido en un solo destino a vándalos, alanos, hispano-romanos, maurii y a cuantos quisieron unirse a los vándalos sea cual fuere su origen étnico o religión. Los vándalos eran los dueños del Mediterráneo, una auténtica talasocracia. Los maurii, antes rivales de los romanos, ahora servían en el ejército y en las flotas vándalas y hacían fortuna con los saqueos. La riqueza natural de la provincia africana se incrementó de forma notable con el botín de las flotas vándalas. Su pueblo conoció una prosperidad inimaginable en ningún otro lugar de Europa. Además Todos los “señores de la guerra” de su tiempo, el conde Bonifacio, Aspar, Teodorico, Aecio, Atila, habían muerto. El último emperador de occidente fue depuesto en el año 476. El 25 de enero del año 477 Genserico, rey de vándalos y alanos, murió.

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group