Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru
Foro de Odinismo - Ásatru
El Foro Odinista - Ásatru de España
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Identifíquese para revisar sus mensajesIdentifíquese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

El Strategikon de Mauricio.

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
wolfie
Odinista


Registrado: 07 Feb 2011
Mensajes: 56
Ubicación: En la Sierra de Madrid.

MensajePublicado: Jue Jul 28, 2011 8:15 pm    Título del mensaje: El Strategikon de Mauricio. Responder citando

Este libro, que es raro de encontrar y que fue escrito en tiempos del emperador bizantino Mauricio, es una obra maestra que muchos expertos consideran superior al Arte de la Guerra de Sun-Tsu.

Tiene una parte específicamente dedicada a los distintos tipos de enemigos que se pueden encontrar los ejércitos romanos orientales, que en esa época incluían de todo, desde persas y árabes, hasta eslavos, turcos, hunos y pueblos germánicos. Precisamente me parece interesante el pasaje dedicado a estos últimos. Es importante recordar que en esta época el ejército bizantino era posiblemente la fuerza más profesional, a todos los niveles, en el planeta. Sus soldados entrenaban durante años preparándose para todo tipo de terrenos, usando la cooperación entre distintas armas, y con una logística y disciplina superior. También, en los tiempos inmediatamente anteriores a escribir este libro, habían tenido victorias definitivas contra vándalos y ostrogodos, y en menor medida, contra francos, lombardos y visigodos. Muy posiblemente el autor sabía de lo que estaba hablando.

Por otro lado el capítulo se refiere a "francos, lombardos y demás", y en general los francos no eran los más honorables de los pueblos germánicos, así que pueden filtrarse prejuicios por ahí.

Cita:
3. De cómo ocuparse de las gentes de cabellos claros, tales como los francos, lombardos y otros como ellos.

Las gentes de cabellos claros valoran enormemente su libertad. Son valientes e indomables en combate. Siendo atrevidos e impetuosos, consideran cualquier timidez e incluso una breve retirada como una desgracia. Desprecian fríamente la muerte al luchar cuerpo a cuerpo ya sea a pie o a caballo. Si se ven muy presionados a caballo, a una señal preestablecida desmontan y forman en línea. Aunque sean unos pocos contra muchos jinetes, no rehúsan batirse. Están armados con escudos, lanzas y espadas cortas que penden de sus hombros. Prefieren la lucha a pie y las cargas impetuosas.

A pie o a caballo, se organizan para el combate, no en formación y proporcionadamente, ni por regimientos y divisiones, sino de acuerdo a sus tribus, su parentesco común y por mutuo interés. A menudo, como resultado, cuando la fortuna se vuelve en su contra y sus allegados han caído en combate, arriesgan su vida para vengarles. En combate disponen su primera línea de forma que sea regular y densa. Tanto a pie como a caballo sus cargas son indisciplinadas e impetuosas, como si se tratara de la única gente en el mundo que no es cobarde. Muestran desobediencia a sus líderes. No les interesa nada que sea complicado, y prestan poca atención a su seguridad externa y aquello que les pueda suponer una ventaja. Desprecian el buen orden, especialmente a caballo. Son fáciles de corromper, codiciosos como son.

Son vulnerables al daño y la fatiga. Aunque poseen espíritus valientes e impetuosos, sus cuerpos son flojos y debilitados por los abusos, y no pueden soportar el dolor con calma. Además son vulnerables al frío, la lluvia, la falta de provisiones, especialmente de vino, y a las demoras a la hora de ofrecer batalla. En lo referente a las operaciones de caballería, les estorban los terrenos irregulares y boscosos. Es fácil envolver sus flancos, y emboscar su retaguardia, puesto que no se molestan en destacar exploradores ni toman otras medidas de seguridad. Su formación se rompe con facilidad ante una huída fingida, seguida de un contraataque. Los ataques nocturnos a menudo infligen daños, puesto que son muy descuidados a la hora de acampar.

Por encima de todo, al enfrentarse a ellos, debes evitar las batallas campales, especialmente al principio. En su lugar, haz buen uso de emboscadas, ataques por sorpresa y estratagemas. Demórate y arruina sus oportunidades. Pretende llegar a acuerdos con ellos. Trata de menguar su entereza por escasez de provisiones, frío o calor. Esto puede hacerse cuando nuestro ejército está acampado en terreno difícil e irregular. En esos terrenos tienen dificultades para atacar pues usan lanzas largas. Pero si se presenta una oportunidad favorable para atacar, organiza a los hombres tal y como se dispone en el capítulo sobre formaciones.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group