Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru
Foro de Odinismo - Ásatru
El Foro Odinista - Ásatru de España
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Identifíquese para revisar sus mensajesIdentifíquese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

La Traición: Ayer y Hoy, [Por: Wardon Midjungard Falkar]

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Gudja_Hoen _Falker
Odinista


Registrado: 28 Feb 2008
Mensajes: 134
Ubicación: Midjungard

MensajePublicado: Jue Feb 28, 2008 8:20 pm    Título del mensaje: La Traición: Ayer y Hoy, [Por: Wardon Midjungard Falkar] Responder citando

Háils Unsaráim Gudam Ansjus Jah Wanus

Háils Haithnu Thiuda

Háils Brothyro's Jah Swistar Visgoth's


La Traición
En primer lugar quiero manifestar que no es de mi agrado tocar este tema dado que la traición es la mas graves de las ofensas es un delito de los mas inescrupulosos y como si fuera poco es la manifestación de la falta de ética y moral en los hombres de cualquier cultura o religión . Este es un tema muy amplio, la traición siempre existió en todos los pueblos tanto antiguos como modernos.
Un traidor es un ser despreciable que nadie quiere tener en sus filas pero lamentablemente la historia nos indica que de este mal no se puede uno escapar siempre existió un traidor sin distinción de raza pueblo o agrupación.
Vale la pena aclarar que nuestro folk no fue la excepción, de echo si uno se dispone a estudiar la historia del pueblo visigodo descubrirá que la misma esta plagada de traiciones de diferentes tipos pese a las durísimas penas que se aplicaban a todo aquel que se atreviese a traicionar.
Tengo que recordarles en este articulo que la misma era la pena capital pena de muerte pero una muy característica estoy hablando de la pena de muerte mediante el descuartizamiento a hachazos.
Se podría decir que esta es una de las penas mas duras impuestas por el derecho germánico pero que de todos modos no logro radicar el mal.
Luego de llevar a cabo una investigación sobre la caída del reinado de los Visigodos e indagar profundamente la historia de nuestro pueblo descubrí que este mal era muy común tanto en el pasado como en el presente esta aberración había logrado sobrevivir despojando del valioso honor a quienes eran contaminados por la misma.
Finalmente decidí escribir este articulo por dos diferentes razones tratar de que todos comprendamos que es lo que esta de tras de la traición, que es lo que verdaderamente mueve a los traidores, que hace que los mismos infrinjan los códigos éticos y morales para cometer las mas variadas traiciones sin importarles si quiera su propia vida.
Lo segundo es que personalmente tengo la visión de que la historia no es simplemente un registro que sirve para saber que paso en épocas pasadas sino que es un material valiosísimo que nos aporta mucha información sobre nuestros orígenes pero sobretodo nos plantea una serie de errores que se llevaron acabo por los distintos pueblos del pasado, esta información nos sirve para crecer en el futuro, seria como una especie de experiencias adquiridas de distintos pueblos que nos debería ayudar en nuestra experiencia de vida presente y futura con el objetivo de alcanzar la verdadera evolución tanto como seres individuales o como grupos sociales colectivos.
Por lo tanto para poder tocar el tema de la traición no tenemos mas que mirar a nuestro alrededor y al pasado de nuestro pueblo, es fundamental recurrir a las experiencias pasadas para poder comprender en profundidad la seriedad del tema en cuestión por esta causa daremos un superficial paseo por la historia de nuestro pueblo remontándonos a los momentos mas controvertidos y de mayor adversidad por los que paso el reinado Visigodo dado que en estos momentos encontraremos inefablemente al culpable de tal desequilibrio un culpable sin rostro un culpable sin valores al que llamamos TRAICIÓN.
La Historia y el final aparente del Reinado Visigodo
En el año 476, los visigodos ya se habían asentado en España y formado un reino que habría de existir hasta que en el año 711 la invasión musulmana lo destruyó.

Fue el primer reino genuinamente español, germen de lo que sería la nación española. En ese nuevo reino convivieron los hispano-romanos y los visigodos aunque nunca llegaron a fusionarse.

El Reino Visigodo de España se hundió en el año 711 por problemas internos y traiciones, un ejército musulmán invadió España justo cuando los visigodos acababan de salir de una nueva guerra civil.

Para plantar cara a los musulmanes el rey vencedor, don Rodrigo, tuvo que contar con los vencidos pero en plena batalla de Guadalete éstos se pasaron a las filas del invasor. El ejército de don Rodrigo fue vencido por los musulmanes y toda la península, a excepción de Asturias, quedó bajo dominio mahometano. La población hispano-romana ni supo ni pudo reaccionar mientras destacados elementos de la sociedad como algunos clérigos de importancia y buena parte de la comunidad judía se ponían de parte del invasor.

De acuerdo con las fuentes conservadas, la invasión de la península habría tenido lugar el año 711, una vez concluida la conquista militar musulmana de la mayor parte del norte de África, aunque mucho antes de que tuviera lugar una asimilación militar y religiosa de sus habitantes bereberes.

En aquel momento gobernaba el reino visigodo Roderico (conocido más tarde como Don Rodrigo), quien había accedido al trono a la muerte de Witiza y que enfrentaba diversos conflictos sucesorios con los hijos de Witiza.

Conocedor el gobernador árabe Musa ibn Nusair de las dificultades del reino visigodo, habría decidió enviar en el 710 un cuerpo expedicionario mandado por Tarif Abu Zara para una expedición de saqueo, si bien la veracidad de este hecho, así como muchos otros de la conquista musulmana, es discutida por muchos historiadores.

El éxito de la empresa animaría a Musa a formar una expedición más importante, y en la primavera de 711 envió una nueva expedición mandada por Táriq Ibn Ziyad, gobernador de Tánger. Esta expedición superaría el estrecho y conquistaría Algeciras, donde Tariq aumentó el número de hombres y desde donde se enfrentó a Don Rodrigo, el 19 de julio de 711, en la batalla de Guadalete, llamada así por la ubicación atribuida tradicionalmente.

El combate resultó atroz, miles de muertos sembraban los campos de batalla cercanos al río Guadalete. En ese lugar invasores musulmanes apoyados por grupos locales desafectos habían batido al cuerpo principal del ejército visigodo dirigido por el propio rey don Rodrigo.
Tras la batalla, el valiente don Pelayo, jefe de la guardia personal del Rey, reunió a los hombres que pudo para iniciar una retirada desesperada hacia Toledo, la desguarnecida capital del reino. En el rostro del curtido militar se podía intuir la rabia y la vergüenza provocadas por aquella derrota. Con tan sólo 12.000 efectivos, los árabes vencían a más de 40.000 guerreros godos entre los que se contaba la flor y nata de la aristocracia hispana.
A esto se sumaba la traición de Oppas y Sisberto, hermanos del anterior rey Witiza, a los que un confiado Rodrigo había entregado los flancos de su ejército para que posteriormente, en medio de la sorpresa generalizada, se pasaran al enemigo dejando a su suerte al infortunado Rey cuya tropa de confianza tardó muy poco en ser cubierta por lanzas y flechas sarracenas. Corría el 26 de julio del año 711, una fecha que en esos momentos no suponía más que un capítulo en la historia de las guerras, pero que en adelante, se confirmaría como el fin de tres siglos de influencia visigoda en Hispania.

Pelayo, como otros magnates godos, no daba crédito a lo acontecido en las jornadas anteriores, y seguramente, en su angustiosa cabalgada a Toledo, pensó en la traición ejecutada por los disconformes, sin llegar a entender cómo era posible que una ambición personal pudiera hipotecar de esa manera el futuro de todo un reino.
Él siempre desconfió de los witizanos, sin embargo, su primo Rodrigo no tuvo dudas a la hora de reclamar una ayuda necesaria ante la avalancha morisca. El peligro de invasión era tan cierto que cualquier habitante de Hispania respondería ante la ofensa mahometana. Eso debió conjeturar el rey Rodrigo pero, finalmente, no fue así.

Ahora, con Rodrigo desaparecido y la mayoría del ejército aniquilado, la situación para la Hispania visigoda bordeaba la tragedia. ¿Quién o quiénes asumirían el mando de los godos? ¿Existiría algún notable facultado para iniciar la resistencia? En todo eso, seguramente, reflexionaba Pelayo, sin ni siquiera imaginar que años más tarde él mismo se convertiría en paradigma de la Reconquista.
Los seguidores de Witiza, auténticos instigadores del conflicto, se frotaban las manos especulando sobre si los ocasionales aliados ismaelitas se conformarían tan sólo con un cuantioso botín de guerra, regresando posteriormente a su tierra de origen sin más preguntas. Nada más lejos de la realidad, dado que los musulmanes habían saboreado las bonanzas de una tierra pródiga en vergeles, paisajes fértiles y geografías propicias para el acomodo de un pueblo obligado a la aridez de los desiertos arábigos y norteafricanos. Las mieles de Hispania serían, por tanto, el magro tesoro que los seguidores de Alá pretendían reivindicar.

El general Tariq Ibn Ziyad había obtenido una luminosa victoria sobre aquellos que él consideraba bárbaros infieles. Sus pérdidas se cifraban en unos 3.000 hombres, la mitad de las sufridas por el enemigo. Su señor, Musa Ibn Nusayr, gran gobernador de todo el norte de África, tendría motivos para estar satisfecho.

Tariq capturó la práctica totalidad del patrimonio que acompañaba a don Rodrigo en aquella campaña, repartiendo la mayoría entre sus hombres y reservando una parte para él y para su señor Musa (Muza). Los 250 dinares que correspondieron a cada uno de los vencedores debió ser una buena cantidad, pues, muy pronto, la noticia animó a miles de beréberes que desde la otra orilla del estrecho, se alistaron pensando en las cuantiosas riquezas que obtendrían en aquella antigua tierra de vándalos. Al-Andalus, esa era la traducción árabe, se convertía en la tierra prometida para los defensores del Corán. Era tiempo de propagar por Europa el mensaje de Mahoma; Hispania sería cabeza de puente para la invasión del viejo continente.

Damasco rebosaba felicidad mientras los hijos de Witiza, Agila II y Ardón, exigían la reposición de sus derechos y propiedades. El califa Walid I respondió entregando una minucia de lo acordado y obligando a sus antiguos aliados al sometimiento a las leyes y gobierno de los nuevos dueños de la situación.

Lo cierto es que miles de hispanos vieron con agrado la llegada de los musulmanes; demasiados años de hambrunas, epidemias e impuestos opresivos habían desembocado en una situación caótica que cubría todo el reino visigodo. Los invasores, lejos de ejercer como martillo, permitieron libertades que mejoraron la salud emocional y económica de un pueblo demasiado acostumbrado al pesimismo. La anulación de gravámenes exagerados, la posibilidad de mantener religión propia sin persecuciones ni descalabros y la permanencia del derecho a la propiedad privada hizo que en casi todos los casos, la ocupación militar de pueblos y ciudades se produjera sin enfrentamientos.
A pesar de esto, muchos se negaron a comulgar con lo impuesto por los nuevos amos de la Península, y se retiraron hacia las zonas norteñas donde lamerían sus heridas esperando devolver el golpe algún día.

La derrota visigoda permitió a los musulmanes avanzar sobre la Bética, de manera que en octubre de 711 caía la ciudad de Córdoba, mientras que otras ciudades como Granada y Málaga se entregaban. También Toledo, la capital del reino visigodo, se rindió sin resistencia, desde donde Tariq continuó el avance hacia Guadalajara y Amaya.


Los invasores obtuvieron importantes botines en estas expediciones y se beneficiaron del apoyo de los partidarios de Witiza.

Ante el espectacular avance musulmán el 712 Musa decidió sumarse a la invasión y atravesó el Estrecho con un gran ejército. Parece probable que Musa se planteara la expedición como un rescate, asegurando la ruta entre Toledo y el Estrecho. La ruta exigía asegurar la posesión de la zona del Estrecho, la comarca de Córdoba, y la ruta hasta Toledo, con las retaguardias de Sevilla y Mérida, de donde podía proceder el peligro. No obstante los hechos se desarrollaron mejor de lo que Musa podía esperar. Las ciudades de Medina-Sidonia, Carmona y Sevilla le abrieron las puertas sin lucha, se dice porque los partidarios de Rodrigo habían huido y predominaban los de Witiza o cuando menos los neutrales, pero probablemente fueron los hispano-romanos, sujuzgados, que los recibían como a un pueblo mediterráneo, civilizado y en cierto modo como libertadores. Los partidarios de Rodrigo se concentraron en Mérida.

Musa sitió la ciudad que resistió a los embates enemigos.

Dieciséis meses necesitó Musa para tomar la ciudad (capituló el 30 de junio del 713). A la vez fueron tomados otros territorios, especialmente en el sudeste, como la región murciana gobernada por el noble godo Teodomiro, en este caso por el hijo de Musa.

En este momento los musulmanes dominaban la Bética, pero no una parte de Lusitania, parte de la Cartaginense y la Tarraconens Occidental.


Es probable que durante el sitio de Mérida, Musa concertase acuerdos con los comes godos de las ciudades, a los que garantizaba su mantenimiento en el poder, sus bienes y su religión, a cambio de que reconocieran la soberanía del Califa. Los magnates godos que firmaron los tratados se obligaban a ser fieles y sinceros con el walí de Hispania (éste era el título que se arrogaba Musa), a no conspirar con sus enemigos, a pagar un tributo anual por cada uno de sus súbditos cristianos; a cambio les serían respetados sus dominios y la libertad de sus súbditos, los cuales no podrían ser violentados en su religión, ni quemadas su iglesias. Estos acuerdos se extendieron también a los magnates que, aun sin el título de conde, gobernaban de hecho sobre extensos territorios en los que no había ninguna ciudad importante, y a algunos duques, a todos los cuales debieron entregarse las propiedades de los magnates partidarios de Rodrigo. Una parte de las tierras reales visigodas, que eran muy extensas, serían entregadas a los participantes en las expediciones (los que ya estaban en Hispania y los que llegaran en el futuro), excepto una quinta parte que quedaría para el Califa. Musa no estableció ninguna modificación en los impuestos, los cuales seguirían recaudándose en igual forma que hasta entonces, pero su importe pasaría a poder del Musa, en concepto de walí árabe de Hispania, el cual remitiría un quinto de su importe al Califa. Las convenciones mejoraban la posición de la nobleza, que además de mantener sus posesiones en seguridad lograrían sin duda evitar algunos impuestos. Se cree que a los humildes se les rebajaron los impuestos, lo que provocó una mejora de su situación y la legislación anti-judía desapareció.

Una vez asegurada la capitulación de Mérida, Musa se encontró con Tariq en Talavera, junto al cual seguiría avanzando hacia el norte. En la primavera del 714 Musa y Tariq avanzaron hacia Zaragoza, desde donde Tariq se dirigió a Soria y Palencia, para penetrar en Asturias, desde donde alcanzó el mar Cantábrico en Gijón (Asturias). Por su parte, Tariq ocupaba Logroño, León y Astorga, fijando los límites de la conquista en el valle del Ebro. En verano de 714, Tariq y Musa fueron llamados por el califa de Damasco, mientras que el hijo de Musa, Abd-al-Aziz permaneció en Sevilla, primera capital de al-Andalus, como walí. Bajo su mandato se completó la conquista de la zona oriental y se consolidaron las posesiones de Évora, Santarem y Coimbra.

En 717, Abd-al-Aziz era asesinado violentamente, abriéndose así un periodo de turbulencias en al-Andalus que se extendería durante cuarenta años. Ese mismo año la capital se instaló en Córdoba y entre ese año y el 719 capitularon Pamplona, Huesca y Barcelona, lo que obligó a los hispanogodos resistentes a refugiarse en las montañas del Cantábrico o el Pirineo o emigrar a la zona de Narbona. Aunque Narbona cayo en el año 720, los musulmanes no lograron penetrar en el reino franco merovingio por Aquitania, Provenza, Borgoña o Gascuña, y a pesar de que prosiguieron las expediciones musulmanas, estas fueron definitivamente paralizadas en el 732 en Vouillé (Francia) en la Batalla de Poitiers.

La conflictividad interna propició asimismo la consolidación de un movimiento insurreccional en la costa del Cantábrico, surgido de la victoria en la batalla de Covadonga el 718, por parte de Don Pelayo, sobre el cual se edificaría paulatinamente durante la primera mitad del siglo el reino de Asturias, al que seguirían más tarde la formación de otros núcleos en la zona oriental.



La Traición en si


Traición es :


La falta que se comete quebrantando la fidelidad, lealtad, o confianza que se debe guardar o tener.

Es el no cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad ,del honor y las de hombría de bien.


Es el delito cometido por una persona que atenta contra la seguridad de la familia el clan el folk o la hermandad.

Falta cometida contra la soberanía o contra el honor, la seguridad y la independencia del folk.


Los antiguos GERMANOS manejaban este termino y se le declaraba Varg ( piel de Lobo) a los acusados de traición, fugitivos y personas que vivían fuera de la ley.


Actualmente este termino y estas acusaciones se siguen manejando dentro de las distintas organizaciones heaten paganos germanos.

El procedimiento es similar al de un juicio, en la actualidad se hace una asamblea se exponen pruebas y declaraciones, se juzga a la persona y finalmente se decide si es Varg o no.




En este punto es de suma importancia destacar que cada organización posee normas de diferentes.

Principios éticos y morales diferentes por lo que la potestad de un juicio solo tiene valides y solo debería efectuarse dentro de la misma organización, no es correcto que una agrupación, organización o Folk juzgue a miembros de otras organizaciones dado que el código penal que se maneja no es necesariamente el mismo.



Compréndase que las organizaciones y los folk son como distintos países con distintas leyes en distinta cultura.


Algo que para una cultura no es malo para otra si lo es, esto también pasa en las religiones.

Por lo que solo se puede acusar de Varg dentro del Paganismo Germano de lo contrario el termino esta mal empleado.



En algunos países de medio oriente que un hombre tenga muchas esposas es algo natural y aceptado por la sociedad la ley y la religión mientras que en nuestra cultura occidental si un hombre tiene muchas esposas es condenado por bigamia.


pasa lo mismo en distintas religiones de distintas regiones.


Una religión no tiene potestad para juzgar a un miembro de otra religión el ejemplo es muy sencillo se manejan distintas fes por lo que todos estariamos traicionando al dios del otro.

Juzgar a alguien que no pertenece a tu grupo religioso y acusarlo de Varg es algo sumamente ridículo y sin bases es una actitud digna de cobardes que quebranta cualquier norma ética y moral dado que es una acusación fuera de lugar y generalmente falsa.


Es importante que todos comprendamos algo fundamental que es la jurisdicción un juicio tiene valides dentro de una jurisdicción no fuera de la misma.


Solo el consejo de la organización en cuestión puede juzgar a sus miembros activos.

Juzgar a alguien que ya no pertenece a una agrupación es en si una falta de honor.


Cualquier persona que ose hacer uso indebido de la ley y los juicios deberá ser declarado Varg por comportamiento indebido abuso de poder y violación a los códigos penales de otras organizaciones.

Dado que no es el procedimiento correcto y es en si una violación al a soberanía de las demás organizaciones religiosas.


El solo echo de juzgar a personas o directivos de otras organizaciones es en si un acto de cobardía y no es mas que un juego marketinero que se basa en degradar a otra organización con acusaciones generalmente falsas, desacreditando tanto de palabra como por escrito para poder obtener beneficios en estos casos mas adeptos, es una competencia desleal es una falta a la lealtad de honor dado que perjudica a alguien que pertenece a un grupo contrario y en algunos casos ni eso si no mas bien diferente, es un acto muy bajo que conocemos como difamación.

En la historia esta demostrado que la traición y la violación de los códigos éticos y morales siempre son impulsados por ansias de poder.

El poder es en casi todos los casos lo que provoca la traición y la violación de los códigos y lleva a ciertos miembros a traicionar incluso a sus propios principios.


Sin embargo existe si un procedimiento adecuado para proceder en contra de personas que de alguna manera perjudican a miembros de otras organizaciones.

Lo correcto en estos casos es reunir las pruebas relevantes y presentarlas al consejo de la organización que respalda al acusado exigiendo que se juzgue al miembro de su organización por faltar al honor de forma directa o indirecta a una organización hermana.


Este es el verdadero procedimiento es el procedimiento limpio y sin segundas intenciones.


Segundas intenciones que se dejan ver tan claramente ante los ojos de cualquier persona imparcial que se llegan a confundir con primeras, expreso todo esto porque en la actualidad parece que algunos grupos o religiones creen que los paganos somos tontos que nos pueden vender espejitos como lo hicieron en el pasado pero desde adentro de nuestro paganismo, estos lideres o en muchos casos falsos lideres comerciantes de espiritualidad subestiman nuestro intelecto tratando de manipulear la realidad para afectar la imagen de los verdaderos grupos religiosos y aclaro llamo verdaderos solo a aquellos que respetan a sus iguales a los dioses y a su folk.

Parece que se han olvidado de algo, nosotros somos los hijos del viejo continente y la venta de chuchearías no funcionan con nosotros es un cuento demasiado viejo, en los tiempos presentes si quieren aplastar a organizaciones hermanas no lo podrán hacer desde el engaño el plagio la difamación y la traición solo existe un camino de dar batalla el del estudio arduo y con bases sólidas ni siquiera la cuna es importante porque aunque muchos no estemos en Europa le pese a quien le pese somos los descendientes de un gran pueblo el pueblo visigodo y estemos donde estemos tenemos la sangre guerrera y el intelecto despierto y si nuestros hermanos tratan de traicionarnos dándonos una batalla desleal se encontraran en un lugar del folk que es cierto, siempre existió y si les gusta, sí es tradicional pero es el oscuro rincón de los traidores en el mismo lugar donde se encontraron los culpables de la caída del imperio Visigodo en España en el lugar de los de los hijos de Witiza

Y así los llamaremos para nosotros no son Varg son nada menos ni nada mas que los descendientes de Witiza los hermanos caídos vergüenza de nuestro pueblo y de los dioses.


Actualmente es un nuevo momento es el momento de la reconstrucción de la superación de la evolución de nuestro pueblo que permaneció en silencio durante tanto tiempo la tierra es fértil en todas las regiones del mundo los nuevos paganos hijos de los olvidados en el silencio pero latentes es su descendencia estamos presentes haciendo nuestro mejor esfuerzo para que este resurgir sea glorioso.


Todos los intentos por dicha reconstrucción los considero validos todos somos hermanos en nuestro tronco común pero no podemos permitir que renazcan viejos males como la traición y la falta de honor que llevo a la ruina a nuestro pueblo debemos evolucionar debemos recuperar viejos valores y eliminar los viejos defectos para esta ves en esta nueva era poder perdurar y desaparecer nuevamente nuestros corazones deben purificarse limpiarse y enfocarse asia un futuro mejor conformado por individuos que sirvan como ejemplo para toda la sociedad deben ver en los paganos germanos la diferencia debemos contagiar al reto nuestras virtudes y no dar una imagen desorganizada y con ansias de dominar a los demás esto no va mas no funciona todos debemos comenzar a mirar para dentro y extirpar este cáncer de nuestras mentes para poder vivir libres .


Nuestras lanzas están en alto para la batalla nuestros dioses iluminan nuestro camino y nuestro destino es claro todos sabemos quienes somos y hacia adonde debemos caminar el camino no es corto pero las metas se pueden ver cada día mas cerca.


Nuestra tribu siempre estará lista para dar batalla a quien se interponga el temor y la inseguridad no tienen lugar dentro de nuestros corazones pero hago un llamado serio a la reflexión y me pregunto es necesario que los hermanos estén enfrentados?

Acaso no alcanza con dejar que cada cual siga su rumbo y que el tiempo de la razón?

Nunca debemos olvidar que la libertad es una de las cosas que caracterizo a los pueblos germanos y algunos de los modelos de derecho germánico siguen teniendo vigencia en la actualidad no degrademos el buen uso de los juicios y tengamos siempre presentes la verdad la libertad y la integridad que debemos transmitir a las nuevas generaciones.

Gutane Jer Weihailag


Wardon Midjungard Falkar

Kuni Falkar, Folk Visigothts Uruguay

Alianza del Águila Visigoda Midjungard
_________________
Auhmists Gudja Hoen Falker
Tribal Council of the Mexican Sacred Fire Odinist Brotherhood
Nuestro camino de vida esta arraigado a la Sangre ( Folk)
Al Honor ( Valores) a las tierras de Midjungard
Y no se responderá ante nadie más que a nosotros mismos

http://mx.groups.yahoo.com/group/Hermandad_Odinista_Sagrado_Fuego/
http://www.myspace.com/hoen_falker
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor Dirección AIM Yahoo Messenger MSN Messenger
Haþuwolf
Odinista


Registrado: 04 Nov 2006
Mensajes: 843

MensajePublicado: Mie Mar 05, 2008 11:54 am    Título del mensaje: Responder citando

Sorpresa
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
ullrich
Odinista


Registrado: 27 Feb 2008
Mensajes: 30

MensajePublicado: Sab Mar 15, 2008 6:21 pm    Título del mensaje: Responder citando

¿Que es el escrito que originó este posteo?...........


¿un estudio de lo que es el concepto "traición"?
¿una historia de traiciones pasadas?
¿una justificación a acciones por venir?
¿un acto defensivo frente a situaciones que podrían darse en el futuro?
¿una declaración de intenciones?

¿¿Cuales son las reales intenciones de este tema??
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Haþuwolf
Odinista


Registrado: 04 Nov 2006
Mensajes: 843

MensajePublicado: Sab Mar 29, 2008 11:55 pm    Título del mensaje: Responder citando

ullrich escribió:

¿¿Cuales son las reales intenciones de este tema??

Son intenciones puramente hoenianas! Mr. Green Vikingo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Iskander
Odinista


Registrado: 03 Dic 2006
Mensajes: 116

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2008 11:24 pm    Título del mensaje: Responder citando

Me gusta el planteamiento que haces sobre la traición, sobre todo cuando lo engarzas sobre la conquista islámica de Hispania Gothorum.

Basicamente estoy de acuerdo contigo, para los Odinistas la traición es la peor acción llevada a cabo por un hombre, algo por lo cual el hombre deja de llamarse HOMBRE, creo yo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group