Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru
Foro de Odinismo - Ásatru
El Foro Odinista - Ásatru de España
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Identifíquese para revisar sus mensajesIdentifíquese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

VÁNDALOS IV Sociedad

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Usuard
Odinista


Registrado: 30 Ago 2007
Mensajes: 176
Ubicación: Castilvania

MensajePublicado: Mie Ene 07, 2009 1:29 pm    Título del mensaje: VÁNDALOS IV Sociedad Responder citando

Vándalos IV

Sociedad.


Los vándalos tenían una organización similar a la de otros pueblos germánicos. Su sociedad tenía como base la familia (estirpe) que regulaba las buenas costumbres y actuaba como unidad de producción económica. Al frente de la familia el padre asume la autoridad (mund) y gestiona las propiedades. La esposa legítima se hacen cargo de preservar las buenas costumbres y su influencia sobre la actividad familiar es notable. Los hombres libres tienen la obligación y el derecho de portar armas desde una edad temprana (en torno a los quince años). Una ceremonia ante los guerreros les otorga ese derecho de forma pública. Las mujeres permanecen bajo la tutela familiar hasta su matrimonio. Existía una masa de población semilibre procedente de expediciones de saqueo o pueblos sometidos. La esclavitud era habitual pero su influencia económica nunca fue tan importante como en las civilizaciones del mediterráneo. Las familias se integraban en clanes unidos por lazos de sangre o tal vez un antepasado común, a menudo divinizado o convertido en héroe legendario. Los jefes de los clanes se reunían en una asamblea (thing) para tomar decisiones y elegir al caudillo que ostenta el poder por un tiempo determinado. De este modo la asamblea se convierte en la depositaria del poder político de cada pueblo. Las leyes son de carácter consuetudinario y la asamblea se encarga de juzgar y dictar su aplicación. Con el paso del tiempo se organizan grupos clientelares en torno a jefes guerreros enriquecidos o simplemente afortunados en la guerra. El cliente aspira a una parte del botín o a los “regalos” de su caudillo, quien a su vez aumenta su influencia política y militar apoyándose en la lealtad, la agresividad y el número de sus clientes. Las relaciones entre jefe y clientes se establecen mediante un juramento público, rasgo que se manifiesta como embrión de una estructura social feudal. Con el tiempo se establecieron estructuras de poder más sólidas en las que las aristocracias clientelares ocupan su posición bajo el liderazgo de duques o reyes.

Se trata en definitiva de sociedades patriarcales aunque la mujer adopta a menudo un papel igual al hombre. Narraciones y restos arqueológicos han demostrado la existencia de mujeres dedicadas al ejercicio de la actividad guerrera con los mismos derechos que los hombres. Incluso son conocidos dentro del ámbito germánico los nombres de mujeres que reunieron a su alrededor importantes clientelas militares, convirtiéndose en caudillas guerreras.

Su economía era predominantemente ganadera. La agricultura era una fuente secundaria de alimentos debido a su escasa productividad. En tiempo de migraciones el ejercicio de la agricultura desaparece. En las zonas costeras y ribereñas de grandes ríos la pesca contribuye a enriquecer la dieta. La caza y el saqueo ayudan a completar el abastecimiento de alimentos. Ambas actividades se desarrollan con técnicas similares, a veces de forma individual o colectiva. No debe parecernos extraña la organización de grandes cacerías en las que intervienen cientos de hombres.

La guerra y el saqueo son una fuente de ingresos nada desdeñable en un mundo de recursos limitados. El saqueo no se ejecuta de forma diferente de la caza en grupo y las dimensiones de la presa condicionan el número de salteadores. En cuanto a la guerra, los pueblos germánicos tienden a organizar huestes que se arrojan en ataques frontales contra sus rivales. Godos y vándalos otorgan a la caballería un papel preponderante en sus formaciones aunque el paso del tiempo y su contacto con alanos, hunos y romanos alteraron la organización y la estrategia en los campos de batalla. De oriente llegaron elementos como los estribos y las espuelas que dieron mayor estabilidad a la caballería. Los arqueros a caballo hunos permitían desarrollar tácticas de guerra de movimientos, ampliar el campo de batalla y exterminar ejércitos con escasas bajas. Los godos asumieron la organización decimal romana bajo Alarico lo que les igualó en disciplina de movimientos a sus rivales del Imperio. De los romanos también copiaron la construcción de instrumentos de asedio que les permitieron afrontar el asalto a las ciudades con mayor eficacia.

La minería abastece la orfebrería y la fabricación de todo tipo de productos de metal. Los hallazgos arqueológicos dan fe de la bien merecida fama que tenían los pueblos germánicos como orfebres y herreros. Sus armas de metal estaban construidas con aleaciones que las hacían superiores a las romanas. El papel del herrero en las sociedades germánicas tenía una importancia singular debido a sus conocimientos que algunos relacionaban directamente con sus divinidades. Al tratarse de sociedades en las que la guerra y el saqueo es una parte importante de la actividad económica, las armas adquieren un valor específico más allá de su función. Las sagas y cantares narran los nombres propios que se otorgaban a las armas. Por otro lado la riqueza de la orfebrería ha sido atestiguada por innumerabls hayazgos arqueológicos. La artesanía se dedicaba a la fabricación de objetos para autoconsumo dentro del ámbito familiar.

El comercio se limita al trueque entre comarcas. No existe acuñación de moneda ni amplias redes mercantiles. Sin embargo en las fronteras con el Imperio Romano se generó un amplio tráfico de mercancías: pieles, ámbar, esclavos y armas entraban en el Imperio que pagaba con manufacturas y metales preciosos. Entre los germanos la moneda romana no tenía más valor que la cantidad de metal que alberga por lo que es habitual su presencia en tesorillos y ajuares.

Los vándalos adoraban a las divinidades del panteón germánico. Su visión del cosmos describía el universo como un gran combate entre fuerzas nobles e innobles. Los dioses se enfrentan a las fuerzas del mal con la ayuda de los hombres. Ragnarok representa la batalla final en la que muchos dioses y hombres caerán combatiendo. La idea de una gran batalla que señala el final de los tiempos es uno de los aspectos más originales de su religión. Los romanos quisieron ver en sus dioses paralelos al panteón del mundo clásico, Odín-Mercurio, Tyr-Marte, Thor-Jupiter, Freja-Venus, Frigg-Juno…, aunque las correspondencias no son exactas debido a la riqueza de matices que albergan sus mitos y leyendas. Sus planos astrales están relacionados con los ciclos legendarios.

Las invasiones provocaron una crisis dramática en la sociedad vándala. Por un lado el contacto con el cristianismo en su versión arriana y su adopción por un sector (al principio minoritario) alteró la forma de entender la vida de toda una sociedad. El arrianismo era una secta perseguida por las autoridades romanas. Al contrario que la Iglesia Ortodoxa (Católica) carecía de grandes propiedades, por lo que se sentía más cerca del mensaje original del cristianismo y de los bárbaros en su condición de gentes humildes que nada tienen salvo sus vidas. Su mensaje monofisista es más fácil de comprender que el concepto trinitario de la Iglesia oficial del imperio. La traducción de la Biblia al godo efectuada por Ulfila permite la comprensión de su mensaje para las masas vándalas de lengua óstica. Por otro lado el enfrentamiento entre ortodoxos (católicos) y arrianos dará tintes amargos a la conquista del norte de áfrica y aún más graves tras la creación del Regnum Vandalorum. Genserico y sus sucesores tuvieron que contar siempre con la posibilidad de que los obispos católicos organizaran sublevaciones contra su autoridad o actuaran en connivencia con los enemigos de los vándalos.

Nadie sabe hasta qué momento conservaron los vándalos la religión de sus ancestros. Es conocida la indiferencia religiosa que caracterizó el periodo de Genserico, lo que es un indicio de que el gran monarca pudo haber sido pagano. Su sucesor, Hunerico tuvo en su contra a todas las iglesias cristianas de África, pero este dato de por sí no aporta nada. Algunas de las costumbres descritas por Procopio de Cesarea son reflejo de una sociedad demasiado libre. No parece que el cristianismo hubiera calado de forma muy profunda entre los vándalos del siglo VI, aunque la revuelta de Gelimer contra Hilderico estuvo motivada en buena medida por motivos religiosos. Gelimer y su entorno eran arrianos devotos. La ley de Justiniano sobre religiones en la provincia de África data del año 535 y prohíbe expresamente el culto pagano equiparándolo con el arrianismo, el donatismo y el judaísmo. Sin lugar a dudas existe la posibilidad de que un sector amplio de la sociedad vándala se hubiera cristianizado en la versión arriana a lo largo de décadas, mientras otro sector se habría mantenido fiel al paganismo.

La conquista de las provincias africanas del imperio también alteró el modelo económico de los vándalos. Desde su economía de base agrícola y sobre todo ganadera, pasaron a un sistema de depredación y subsistencia precaria sobre las provincias que cruzaron en sus migraciones. Fue un periodo muy difícil para los vándalos. Su asentamiento en Hispania les permitió crear zonas de saqueo y explotación sistemática, pero el imperio, con la ayuda de los visigodos asentados en Aquitania, era una amenaza terrible para la supervivencia de los vándalos. Genserico eliminó dicha amenaza en el momento en el que trasladó a su pueblo a África. La única provincia romana que no había sido saqueada por las invasiones cayó en sus manos con sus riquezas intactas. África no solo era el granero del imperio. Era completamente autosuficiente. Genserico expropió las tierras de los latifundistas romanos y de los obispados, que eran los mayores latifundistas de la provincia. Los dividió en las llamadas sortes vandalorum o lotes de los vándalos, para que todas las familias vándalas dispusieran de propiedades más que suficientes para prosperar. Los vándalos pasaron a convertirse en propietarios de explotaciones que trabajaban con mano de obra servil o esclava. Sus propiedades se mantuvieron hasta que con las leyes de Justiniano fueron confiscadas sus tierras para devolverlas a sus antiguos dueños un siglo después.

Un factor totalmente nuevo de la economía vándala fueron las actividades corsarias. Las flotas vándalas acabaron por dominar el Mediterráneo saqueando las ciudades más ricas de sus riberas. Esto supuso la entrada de una considerable cantidad de metales preciosos, moneda romana y riquezas de cualquier parte del mundo. El regnum vandalorum, asentado sobre una provincia totalmente autosuficiente en lo económico, disfrutó durante décadas de la entrada de riquezas a gran escala y fue la sociedad vándala en mayor medida la que acaparó todos estos productos. La conquista de Roma en el año 455 supuso la incorporación del tesoro imperial a las arcas del reino vándalo, lo que superaba con creces la más brillante de las operaciones de saqueo que jamás hubieran ejecutado. En el fondo, las actividades corsarias no eran muy diferentes de sus saqueos en las estepas del Danubio, solo que la escala había cambiado.

El corso se vio complementado con el comercio y la diplomacia como sistema de acaparar recursos. En todos estos aspectos, Genserico fue un maestro. La existencia de recursos en grandes cantidades transformó la sociedad vándala. Las riquezas se habían extendido a todas las capas de la sociedad y se habían convertido en factor de igualdad social. Procopio de Cesarea menciona en su obra la vida placida y ociosa de importantes sectores de la sociedad vándala en pleno siglo VI, poco antes de la destrucción de su reino.

Las actividades corsarias permitieron sostener una industria extraordinariamente lucrativa en África. La construcción de naves, su abastecimiento, la construcción de armas defensivas y ofensivas, así como el instrumental necesario para todas estas actividades, mantenía a una parte importante de la población y aportaba notables beneficios. Para los emperadores como Mayoriano o León, la construcción de grandes flotas para combatir a los vándalos supusieron una carga económica que en algún caso les dejó cerca de la bancarrota. Los vándalos rentabilizaban al máximo cada barco que construían puesto que a su función de defensa del reino se unía sus actividades corsarias.

Uno de los actos más relevantes del reinado de Genserico fue la disolución del poder de la nobleza de sangre. No se ejecutó de forma traumática. El rey vándalo creó un sistema de sucesión por el que el reino debía pasar al miembro de más edad de la familia. Parece ser que copió el modelo de los caudillos maurii. En cualquier caso la idea era retirar a la asamblea de nobles su capacidad de intervenir en la sucesión al trono.

Genserico se rodeó de colaboradores eficaces elegidos para su función entre los más capaces. No importaba ni su origen étnico (otorgó cargos a africanos, hispanos, etc.) ni su condición social. Lo más importante era su habilidad. De este modo las funciones de consejo real que tenía la asamblea quedaron convertidas en papel mojado. No había sido disuelta, pero su poder ya no estaba en sus manos.

Evidentemente todas estas medidas solo pudieron ser ejecutadas por Genserico, un personaje de una inteligencia extraordinaria y de un valor fuera de lo común. Al entregar tierras a todos los vándalos, ubicarlos sobre un país que era una auténtica fortaleza y enriquecerlos hasta niveles que jamás habían soñado, Genserico se había ganado el respeto y la admiración de todos. Oponerse a sus dictados habría sido una locura.

Es necesario destacar que la sociedad forjada por Genserico supuso la entrada de elementos no vándalos entre su pueblo. La confederación con los alanos (de origen iranio) trajo la unificación de ambos pueblos, pero es necesario recordar que fueron los hispano-romanos los que enseñaron las artes de navegación a los vándalos. Muchos de ellos se unieron a la confederación en su aventura africana. En total se calcula que entraron 80.000 personas en África procedente de las mencionadas etnias. Los maurii se integraron paulatinamente en el ejército de Genserico, y de forma masiva a partir del saqueo de Roma en el año 455. Numerosas bandas de bárbaros militaban en su ejército y esclavos liberados de todo origen estaban plenamente integrados en la sociedad de sus libertadores. Por esta razón muchos historiadores consideran que los aportes que en principio enriquecieron a la sociedad y al estado vándalo con el paso del tiempo contribuyeron a su disolución en la sociedad del norte de África.

Respecto a su vida cotidiana, creo que un texto de la Historia de las Guerras vol. IV de Procopio de Cesarea es extraordinariamente elocuente:

<<Y>>

La descripción del autor nos muestra una sociedad en la que el hedonismo y el disfrute de los beneficios de la cultura romana sobre la que se han asentado, es parte de la vida cotidiana. La descripción deja a la sociedad vándala muy lejos de los prejuicios de un clérigo del siglo XVIII que utilizó su nombre para describir a una horda capaz de destruir cuanto encuentra a su paso. Todavía hoy en día los términos “vándalo” y “vandalismo” tienen significados peyorativos. Sin embargo podemos concluir que la sociedad vándala se asentó sobre las ruinas del mundo romano, las revitalizó y se entregó al uso y disfrute de cuantos logros había creado la antigua civilización.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Usuard
Odinista


Registrado: 30 Ago 2007
Mensajes: 176
Ubicación: Castilvania

MensajePublicado: Jue Ene 08, 2009 12:09 pm    Título del mensaje: Responder citando

Bibliografía:

A. LEWIS Naval Power and Trade in the Mediterranean, AD 500-1100
1951
C. TÁCITO Germania (Agrícola - Germania - Diálogo sobre los oradores)
2000
CH. COURTOIS Les Vandales et L´Afrique
1955
F. DECRET Le Christianisme en Afrique du Nord Ancienne
1996
F. VEGECIO Compendio de técnica militar
2006
G. ALFÖLDY Historia Social de Roma
1988
J.A.S. EVANS The Age of Justinian. The Circunstances of imperial power
1996
JORDANÉS Orígen y Gestas de los Godos
2001
M.A. LADERO Historia Univ., EDAD MEDIA
1995
P. de CESAREA Historia de las Guerras, Libros I al VIII
2000
P. OROSIO Historias, Libros I al VII
2000
S. BOCK Los Hunos: Tradición e Historia
1988
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group