Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru
Foro de Odinismo - Ásatru
El Foro Odinista - Ásatru de España
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegístreseRegístrese 
 PerfilPerfil   Identifíquese para revisar sus mensajesIdentifíquese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 

Las relaciones de los Suevos y los Galaico-romanos

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Ragnhildr
Odinista


Registrado: 08 Dic 2006
Mensajes: 358

MensajePublicado: Vie Mar 02, 2007 9:12 pm    Título del mensaje: Las relaciones de los Suevos y los Galaico-romanos Responder citando

Encontré este artículo en la red, y me pareció interesante ponerlo por aquí. Además trae bibliografía para los interesados en el tema (aunque alguna está en gallego).



En el año 409, suevos, vándalos y alanos irrumpen en la península ibérica. Suevos y vándalo asdingos se establecen en la Gallaecia, aunque los segundos la abandonan en el 420 pasando al sur peninsular y posteriormente al norte de África. Se abre así el período de la dominación sueva, que se prolonga hasta el 585, en que los visigodos se apoderan del territorio.
Desde el punto de vista historiográfico, la etapa sueva siempre ha suscitado gran interés entre los autores gallegos. Desde los primeros tiempos del galleguismo el reino suevo fue visto como una especie de embrión de estado gallego independiente, en contraposición a un reino visigodo que era visto más o menos como una encarnación de España. En este contexto, los suevos eran considerados "gallegos" ya desde los primeros momentos de su asentamiento. Esta visión del pasado implicaba minusvalorar o directamente omitir los abundantes testimonios de hostilidad entre suevos y galaicorromanos.
Curiosamente, esta visión, lejos de quedar anclada en un romanticismo decimonónico o un nacionalismo étnico de primera mitad del siglo XX, se ha mantenido hasta hoy. Al igual que sucede con el paradigma de la Galicia celta, el de los suevos "gallegos" está anclado en la visión que el gallego medio tiene de su Historia, por encima de posiciones ideológicas, si bien es la historiografía nacionalista la que más se centra en esa idea del reino suevo como una proto-Galicia independiente.

A pesar de ello, la realidad histórica parece indicar que las relaciones entre los invasores germanos y la población galaicorromana no fueron un camino de rosas. Al igual que sucedió en muchas otras zonas del Imperio de Occidente, los habitantes de las zonas invadidas intentaron salir lo mejor parados posible de la nueva situación, echando mano si era preciso, de la resistencia armada. En Gallaecia tal vez no se alcanzaron las cotas de una Britania que inspiró el mito artúrico o unas Galias donde el dux Siagrio creó un reino galorromano al norte del Loira, desde Bretaña hasta Reims, y que se mantuvo hasta la conquista franca en el 486. Sin embargo, aristócratas y pueblo llano protagonizan en Gallaecia episodios de resistencia más o menos enconada a la invasión y consiguiente asentamiento suevo.

Para conocer lo sucedido en aquellas fechas, disponemos de varias obras, destacando sobre todo las escritas por dos autores autóctonos: Paulo Orosio ("Siete libros de Historias contra los Paganos") e Idacio o Hidacio ("Cronicón"). Esta última obra resulta especialmente valiosa. Su autor, obispo de Aquae Flaviae (Chaves) en el siglo V, es ciertamente poco objetivo en su inquina hacia los suevos (con quienes tuvo más de un roce) Pero ello no desvirtúa el valor de su obra como fuente de datos históricos, tal como sucede -por ejemplo- con la "Geografía" de Estrabón, a pesar de la apología propagandística de la dominación romana o con los "Comentarios a la Guerra de las Galias", a pesar del autobombo cesariano.

Tras su llegada en el 409, los suevos se asentaron en el suroeste de la Gallaecia, alrededor de Bracara (Braga), que seguiría siendo su centro político hasta la conquista visigoda.
No sabemos exactamente cuántos suevos se establecieron en el noroeste peninsular. Thompson habla de entre 20.000 y 25.000. Reinhart eleva la cifra hasta 35.000. Todo ello sobre una población de la Gallaecia estimada en unos 700.000 individuos.
Así, la incidencia sueva sobre la población autóctona debió ser menor de lo que tradicionalmente venían sosteniendo autores como Bouza Brey o Casimiro Torres; como se ha dicho el núcleo fundamental era la zona bracarense, aunque probablemente hubo presencia sueva en ciudades como Lugo y Astorga. Muchas zonas galaicas, de esta manera, quedaron libres de la presencia física de los suevos. Ya fuera en villas o castros (muchos de los cuales fueron rehabitados), buena parte de los galaicorromanos mantuvieron una autonomía durante casi seis décadas que supuso sufrir periódicamente las depredaciones de los suevos.

Durante los primeros tiempos, ante el vacío de poder, la Iglesia se convirtió en guía y defensora de los intereses galaicorromanos. La aristocracia ("potentiores", "honestiores"), que muy a menudo contaba con sus propias milicas, en principio se mostró recelosa de los suevos. Este rechazo era físico (temor a perder bienes muebles e inmuebles) pero probablemente también moral: seguramente esos aristócratas se sentían parte de un mundo superior al de esos "bárbaros" que se habían hecho con el control de la situación.

Por su parte, el pueblo llano ("humiliores" o "plebs", en algunas fuentes) sí parecen mostrar cierta resolución a la hora de enfrentarse a los suevos: tras la marcha de los vándalos, el rey suevo Hermerico invade las "medias partes Gallaeciae" según Idacio (probablemente, la zona centro de la Gallaecia) Pero los galaicorromanos, atrincherados en sus castros ("castella tutiora") derrotan y capturan a buena parte de los germanos, que se ven obligados a firmar la paz. Tanto Idacio como San Isidoro insisten en la dificultad que supone para los suevos someter a estas gentes de la Gallaecia.
Pero esta paz dura sólo unos meses. En el 431, Hermerico vuelve a saquear la Gallaecia no sometida. El propio Idacio encabeza una embajada dirigida a Aecio, pidiendo ayuda. Retorna acompañado de Censorio, y la paz se firma en el 433. Rota de nuevo, Hermerico, enfermo y viejo, firma un tratado definitivo con la "plebis Gallaeciae" en el 438.
Tomando como fuente el Cronicón de Idacio, no volvemos a tener noticias de enfrentamientos entre suevos y galaicorromanos hasta el 457. ¿Qué había pasado en esos casi 20 años?

Hermerico cedió el trono a su hijo Reckila, quien inició una política de expansión por la Lusitania, la Bética y la Cartaginense, continuada a su vez por su hijo Reckiario, que le sucedió en el 448. Esta política expansiva fue frenada en la batalla del Órbigo (455), donde es vencido por los godos de Teodorico. Al año siguiente, Reckiario es capturado y ejecutado. Las tropas de Teodorico devastan la Gallaecia; la toma de Braga y su posterior saqueo es descrito por Idacio en un tono apocalíptico. Por esas mismas fechas, llega a la costa lucense una expedición naval hérula que es puesta en fuga por los habitantes de la zona. Teodorico manda parte de sus tropas a Astorga; fingiendo que se dirigían a atacar un núcleo de resistencia suevo, los asturicenses, confiados, les abren la puerta de la ciudad, que es saqueada. Palencia corre la misma suerte. Idacio habla de un castro Covacense (¿Valencia de don Juan?) a unas 30 millas de Astorga, que resiste a los godos y logra salvarse.

Durante las mencionadas campañas fuera de la Gallaecia de Reckila y Reckiario, probablemente varios galaicorromanos se sumaron a su ejército, con el fin de obtener botín. Para las clases humildes era una buena opción de subsistencia, que acaso no fuera vista con muy buenos ojos por una aristocracia local que veía perder mano de obra y pagadores de rentas.

Tras el desastre del Órbigo y la muerte Reckiario, el reino suevo pone fin a sus campañas de expansión. Sólo habrá alguna más en la vecina Lusitania y otra mucho más tardía (570) para intervenir en los conflictos dinásticos del reino visigodo.
El resultado de este repliegue suevo es que los germanos tiene que contentarse con lo que tienen: Gallaecia. Así, les corresponde empezar a controlar de manera efectiva lo que antes sólo poseían en gran parte de modo teórico. Y es en este reparto del pastel donde empiezan los desacuerdos entre las distintas facciones suevas. Desacuerdo alimentdo por la ausencia de la válvula de escape política y económica que suponían las expediciones por las otras provincias peninsulares.
Idacio afirma que en el 457 "los suevos, divididos en facciones, buscan la paz con los gallaecios". O sea, cada grupo de poder intenta arrimar a su ascua la sardina galaicorromana. Una facción dirigida por Maldrás asesina a varios "honesti", iniciándose una escalada de violencia entre suevos y galaicorromanos.

En el 460, Lugo es saqueada por los suevos aprovechando la festividad de la Pascua, asesinando a varios "romanos" y a su "rector". Este hecho ha sido objeto de debate: para algunos, habría que inscribir este hecho en el contexto de las luchas intestinas suevas. Sin embargo, el inicio de la gran guerra entre Frumario y Requimundo, que enfrenta la Gallaecia del norte con la del sur, es ubicada cronológicamente por Idacio con posterioridad a este saqueo.
Se ha propuesto una sugerente teoría: el rector asesinado pudiera ser el "Tribunus Cohortis Lucensis, Luco Praesidens" citado por la "Notitia Dignitatum", lo que nos remitiría a la presencia en la ciudad de un contingente de entre 300 y 500 soldados leales al gobierno imperial. Lo cierto es que dicha presencia, por lo lejano y tardío, resulta extraña. Una posible explicación es que el rector conservara el título a efectos meramente honoríficos, y con sus hombres de armas a sus órdenes, no fuera en la práctica más que otro magnate local, que como muchos otros, controlaba una porción de territorio con el apoyo de una milicia propia.

Ese mismo año Chaves -que se había salvado de saqueos hasta la fecha- es asaltada por los suevos, e Idacio capturado. El convento lucense es devastado por un ejército godo a las órdenes de los "comites" Sunierico y Nepociano.

La década de los 60 es desastrosa. A pesar de un inicial amago de paz, entre suevos y galaicorromanos, los primeros continúan con sus saqueos, lo que empeora aún más sus relaciones.
Los suevos, en este momento, tienen que enfrentarse a un núcleo de resistencia que se ha constituído en los montes Auregenses (probablemente en la provincia de Orense) Entre el 465 y el 466, los suevos atacan Coinimbriga dos veces. En el primer ataque, roban a la noble familia de Cántabro y llevan cautivos a su mujer e hijos.
Aún surge otro núcleo de resistencia en el territorio de los aunonenses (probablemente cerca de Tuy). Aunonenses y auregenses, como los habitantes de los "castella tutiora" 35 años antes, parecen practicar una resistencia de carácter colectivo, implicando a determinados grupos en su casi totalidad.

En torno al 470, la situación cambia: en el 465, Remismundo se había hecho con el poder, poniendo fin a las luchas intestinas entre las facciones suevas. La restablecida paz coincide con el derrumbamiento de las últimas estructuras imperiales, aunque hacía tiempo que eran poco más que ficción.
Probablemente, las elites galaicorromanas aceptaron la nueva situación. El reino suevo, apoyándose en la estructura administrativa romana, se empieza a organizar territorialmente (las cotas de organización alcanzadas nos las confirma el "Parroquial Suevo") El sistema fiscal romano se reestructura, ahora bajo control suevo, lo que los nobles de la Gallaecia aceptan; el inicial reparto de bienes más o menos forzoso con los suevos se asume ahora a cambio de paz y la garantía del mantenimiento de la posición social de los "honestiores".

Aún quedarían, sin embargo, un par de residuos territoriales autónomos: la comarca de Subaria (¿Zamora y nordeste de Portugal?) tomada por Leovigildo en el 573, y los montes auregenses, que cayeron en manos visigodas dos años después, tras una resistencia encabezada por un tal Aspidio. Ambas zonas habían sido una especie de "territorios-tapón" entre el reino suevo y el visigodo, semejante a lo que sucedía en el sur con la zona del Oróspeda, entre el reino visigodo y la zona bajo control bizantino.

Así pues, podemos concluir que las estructuras bajoimperiales fueron capaces de sobrevivir a la invasión sueva, mientras los invasores sólo vieron la Gallaecia como base de operaciones para expediciones hacia otras partes de la Península. Ello permitió a los galaicorromanos, en palabras de Muhlberg: “cierto grado de independencia militar y poder político y por lo tanto espacio para moverse en sus tratos con los suevos”. Los ataques suevos, fueran por botín, territorio o fruto de las luchas intestinas eran respondidos de manera violenta, a veces con éxito (los “castella tutiora”, los montes Auregenses) Hubo que esperar casi 60 años a que los suevos vieran Gallaecia verdaderamente como un territorio a gobernar, colonizar y administrar. La caída definitiva de lo poco que quedaba en pie del Imperio, coincidente en el tiempo con la estabilización de las elites suevas bajo Remismundo, ofreció a los galaicorromanos la posibilidad de dejar las armas, aceptar la situación (que ya no era tan crítica) y compartir tierras y poder con los suevos.

BIBLIOGRAFÍA:
BERNÁRDEZ VILAR, X.: “O comezo da nosa Idade Media: a Gallaecia que se emancipou de Roma”, Toxosoutos, Noia, 2002.
CANDELAS COLODRÓN, C.: “O Crónicon de Idacio, Bispo de Chaves”, Toxosoutos, Noia, 2004.
MONTANOS FERRÍN, E. y SÁNCHEZ-ARCILLA, J. :”Historia del Derecho y de las Instituciones” (Volumen 1), Dykinson, Madrid, 1991.
NOVO GUISÁN, J. M.: “De Hidacio a Sampiro: los castros durante la época visigoda y la primera reconquista”, Diputación Provincial de Lugo, 2000.
RODRÍGUEZ RESINO, A. :”Do Imperio Romano á Alta Idade Media. Arqueoloxía da tardoantigüidade en Galicia (séculos V-VIII)”, Toxosoutos, Noia, 2005.
SÁNZ SERRANO, R.: “Las migraciones bárbaras y la creación de los primeros reinos de Occidente”, Editorial Síntesis, Madrid, 1995.
TORRES, C: “Galicia Sueva”, Fundación Pedro Barrié de la Maza, A Coruña, 1977.

APÉNDICE:
Fragmentos del Cronicón de Idacio que hacen referencia a enfrentamientos o situaciones de hostilidad entre suevos y galaicorromanos. Las citas están sacadas de la edición de CANDELAS COLODRÓN...op. cit. Me he limitado a traducir la castellano el texto original en gallego.

(Año 430): Los suevos, bajo el mando del rey Hermerico, después de saquear la Gallaecia central, restauran la paz que ellos mismos rompieran una vez muertos o capturados los suyos por las gentes que conservaban el control de los castros, a quienes devuelven los familiares secuestrados.
(431): Cuando se les presenta la ocasión, los suevos rompen por segunda vez la reciente paz con los gallaecios y,a causa de los saqueos, el obispo Idacio se encargó de una embajada a Aecio.
(433): Hermerico restaura la paz con los gallaecios, a los que saqueaba continuamente...
(438): Los suevos confirman los términos de la paz con la parte de los gallaecios con la que peleaban.
(457): Los suevos, divididos en facciones, buscan la paz con los gallaecios.
(458): Volviendo a su acostumbrada maldad, los suevos, por orden de Maldrás, saquean la parte de la Gallaecia pegada al río Duero.
(459): Maldrás mata a su hermano y como enemigo invade el castro de Portocale.
Crece la hostilidad entre suevos y gallaecios tras la muerte de algunos "honesti".
(460): Por la Pascua, algunos romanos, confiados a lo sagrado de esos días, son asesinados en Lugo con su jefe de noble origen en un ataque repentino de los suevos allí residentes.
Frumario, acompañado de la tropa de suevos que comandaba, y después de ser detenido el obispo Idacio en la 7ª Calenda de agosto en la iglesia de Chaves, aniquila con una enorme destrucción su convento.
Así mismo, Requismundo devasta los vecinos parajes aurigenses y otros de la costa del convento lucense.
Se establece un amago de paz entre los gallaecios y los suevos.
(463): Los suevos, falaces y malvados con sus promesas como siempre, saquean varios lugares de la desgraciada Gallaecia siguiendo sus costumbres.
(...) un total desorden domina las relaciones entre gallaecios y suevos.
(464-465): Los suevos entran con una artimaña en Coinimbriga, roban a la noble familia de Cántabro y llevan cautiva a la madre y los hijos.
(465-466): Los suevos se muestran muy crueles con el pueblo aunonense.
(466-467): Coinimbriga, sorprendida en tiempos de paz, es saqueada.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
bikus_celta
Odinista


Registrado: 24 Feb 2007
Mensajes: 480
Ubicación: Euskal Herria/ Nafarroa

MensajePublicado: Sab Mar 03, 2007 11:05 am    Título del mensaje: suevos Responder citando

Hails Ragnhildr!!
la informacion k das es muy buena y interesante, e estau mirando en internet aver si los suevos dejaron algun rastro notable como piedras grabadas etc pero no e dado con ninguno. tu sabes de alguno?
_________________


Odin Tyr Thor y todos los dioses del Asgard mostrarnos el camino.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Ragnhildr
Odinista


Registrado: 08 Dic 2006
Mensajes: 358

MensajePublicado: Sab Mar 03, 2007 2:05 pm    Título del mensaje: Responder citando

Pues siento decirte que no, que a penas hay información sobre ellos. Lo único que puedo decirte es que intentes conseguir los libros de la bibliografía del artículo: "Do Imperio Romano á Alta Idade Media. Arqueoloxía da tardoantigüidade en Galicia (séculos V-VIII)" (pero claro, está en gallego), y "Galicia Sueva", y otro del autor de este último libro que se titula "El reino de los suevos", ya que son de los pocos libros que hay que tratan el tema.
El problema con esto es que la mayor parte de los trabajos que vas a encontrar está en gallego (el "Galicia Sueva" y "El reino de los suevos" no, pero son de los pocos y el primero es difícil de encontrar).
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Odinismo - Ásatru -> Historia Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group